CURSOS-CONFERENCIAS-ARTÍCULOS

 

 
 
Alergias: Una Mirada Psicoanalítica
 

Para la medicina no es cosa fácil dar una denominación que delimite el concepto de alergia. Nombre, que viene del griego, (allos –otra- y ergos –reacción) , término que fue ideado por V.Pirquet en 1905, para nombrar ciertos fenómenos reactivos del organismo que no corresponden a lo que debiera esperarse.La alergia se trata de una protección alterada, o efecto patogénico que se desarrolla después de la exposición del antígeno. En los textos de Medicina Interna el término alergia no aparece., encontraremos esta enfermedad clasificada dentro de las enfermedades inmunopatológicas.Es una de las enfermedades más peculiares del hombre, (enfermedades del que habla), no se da en los animales, como tampoco la hipertensión arterial, el asma bronquial, hipertiroidismo, colon irritable, , cefaleas prolongadas, anorexias juveniles, las opresiones pretorácicas con taquicardia , los estreñimientos y muchas otras más.El Dr. Farreras Rozman, dice que estos fenómenos son con frecuencia aspectos corporales de una antigua depresión o de una inadaptación o fracaso del yo. El diferente comportamiento del organismo en estos casos se debe a una sensibilidad distinta frente a variados estímulos.«Hegen» muestra en sus investigaciones sobre la alergia, que es una sensibilidad distinta que produce una alteración en el mecanismo de conjugación antígeno-anticuerpo. Resulta que un sujeto entra en contacto espontáneamente con una sustancia que le sensibiliza, con el antígeno, que en este caso particular, se denomina alergeno, al cabo de un tiempo, los nuevos contactos con el antígeno, o alergeno, producen una serie de manifestaciones que no acontecen en sujetos no sensibilizados.El sujeto alérgico responde de otra manera, diferente a las demás personas.Y es al conjunto de esos fenómenos que se le llama alergia y sus manifestaciones clínicas. Una otra sensibilidad expresada en el organismo. Un padecimiento grave, que lleva al sujeto a limitar su vida. En la mayoría de las enfermedades alérgicas se imbrican varias reacciones inmunopatológicas que despliegan sus efectos simultáneos y son responsables de las manifestaciones clínicas. Hay un efecto liberador de la histamina (por múltiples causas, la mayoría indeterminadas, produciéndose la congestión, hipotensión, urticarias o el bronco-espasmo) ; múltiples son las sustancias que pueden actuar como alergeno. Cada vez es más frecuente encontrarnos que la incidencia de casos de tipo alérgico es mayor.En la casuística clínica se ve, que la mayoría de casos que en la actualidad cursa una alergia respiratoria se da en pacientes que de niños han sufrido una eczema infantil o alguna otra manifestación alérgica anterior, en la investigación se encuentra que en la historia personal y familiar pueden abundar las rinitis, urticarias y eczemas y otras formas de alergia. El antígeno provoca la formación de un anticuerpo específico. Los anticuerpos que neutralizan el antígeno hacen que el organismo se desorganice frente a las leyes de funcionamiento. Esto es grave, ya que se está afectando al sistema inmunológico y hasta el sistema celular.El psicoanálisis las trata, ya que estas son enfermedades propias del sujeto del lenguaje.

En la casuística de la clínica psicoanalítica la historia del asmático siempre comienza por el miedo de perder el amor de su madre, a la que parecen llevar sobre sus bronquios y acceso de desesperación y cólera que suele ser su particular relación con los demás.Podríamos preguntarnos si el asma es una crisis de llanto inhibida o un grito reprimido?Vemos que cierta rigidez precipita la crisis asmática como angustia y al mismo tiempo como recuperación del amor, cosa manifiesta en la preocupación desencadenada en los que le rodean, fundamentalmente la familia. Al mismo tiempo y durante el ataque, se reconoce una sensación vergonzosa y de culpabilidad.La angustia es sentida como una opresión torácica.En la vinculación entre la angustia y la respiración, es probable que esas constantes modificaciones de la función, en la expresión de leves cantidades de angustia, como si las distonías respiratorias normales representasen una forma cautelosa de tantear el terreno ante la aparición de una novedad, ya sea un objeto, un acto o un nuevo sentido. Es como si se tratara de una precaución, de una anticipación, ante la señal de angustia. El acceso asmático se presenta, como una forma menos intensa de la angustia, mássoportable para el sujeto. El papel de las sensaciones respiratorias en la angustia, nos puede explicar el hecho de que toda angustia sea sentida, hasta cierto punto, como una especie de ahogo. No poder transformar los hechos, en hechos psíquicos, en vez de responder con la función de la palabra es un cuerpo que responde con la alteración de la función orgánica.En un caso como el siguiente, se pudo mostrar, como el antígeno, el alergeno productor de ataque de asma de una adolescente, también podía no estar presente químicamente y tener su poder como palabra; el alergeno, productor del broncoespasmo, era un tipo de polvo que no se encontraba en el lugar de los hechos.

Pero la palabra «POLVO» , estaba escrita en todas las pantallas electrónicas de la estación de esquí, anunciando el estado de las pistas: «NIEVE POLVO». La joven se encontraba ante una crisis fuerte de asma, llorando y con sus padres en camino para llevársela de la excursión que junto con sus compañeros de clase, se prometía tan divertida.Me avisaron para ir a visitarla: allí, la encontré llorando, metida en una bañera con agua templada y rodeada de sus amigas de habitación, que la consolaban inútilmente, porque ella lloraba culpable de que eso le ocurriese, cuando su médico le había dado el certificado para poder asistir a aquella excursión, sin ningún problema, ya que allí no iba a estar su alergeno.
Culpa y miedo y sin ninguna representación posible.
Le digo que si, que polvo si hay en la estación, escrito en todas las pantallas, y polvotambién posible, esta noche en las fiestas de habitación. Ríe, se pone roja, más aún, y poco a poco, antes de que lleguen sus padres, ella ya está bien, y consigue que sus padres la dejen continuar la excursión y comenzar su tratamiento psicoanalítico.Combatir los síntomas o evitarlos es un tratamiento insuficiente, para mejorar la calidad de atención sanitaria.
Es preciso contar con un tratamiento etiológico y no sólo intomático. Ya no se puede separar el cuerpo y lo psíquico.
 
Cuerpo y psíquismo, donde sólo a la hora de estudiarlos, se delimitarían estos campos para volver a conjugarse a la hora de tratar cualquier problema de orden sanitario y humano, que a una sociedad moderna se le presente.
“La salud, es construir en el Sujeto, nuevos modos de vida.”
S A L U D
 

 a cada uno le duele de una manera

 

SOBRE EL DOLOR
Pilar Iglesias Nicolás
PSICOANALISTA
En las últimas investigaciones que los especialistas en oncología han llevado a cabo, daban la noticia de algo que se les presentaba muy importante para el tratamiento de estos enfermos: el papel que el dolor desempeña a la hora del tratamiento y posible curación de estas enfermedades.
Buscan las bases para pensar el dolor y la explicación de cómo el enfermo soporta en la mayoría de los casos un dolor innecesario, que cree que tiene que ser soportado como parte de la enfermedad.
Estos especialistas opinan que el dolor perjudica y es nocivo para la mejoría y curación.
Todos sabemos de alguna manera, de la influencia que lo psíquico tiene sobre el cuerpo, ahora bien, es ingenuo, es decir peligroso, que tales influencias las consideremos imaginarias, ya que no importa que su causa tenga origen o lesión orgánica, no por eso deja de ser real el dolor, tanto como si hubiera lesión o disfunción.
El dolor que existe en la melancolía, sin que exista lesión corporal, es tan real, tan importante y tan violento como el dolor ocasionado por un órgano lesionado.
Los descubrimientos que el psicoanálisis hace, nos dan las bases para pensar el dolor, sus características y la naturaleza económica del mismo.
Es muy fácil observar que, bajo un dolor o un malestar orgánico, cesa nuestro interés por el mundo en cuanto éste no tenga relación con nuestra dolencia, cosa que nos lo explicita también los versos del poeta, "concentrándose está su alma en el estrecho hoyo de su molar".
Ante el dolor hay grandes acopios de energía, para formar una contracarga en favor de la cual se empobrecen todos los otros sistemas, quedando todas las otras funciones relegadas, o desaparecidas ante el dolor.
También podemos comprobar que los dolores pueden ser provocados o exacerbados cuando dirigimos la atención sobre ellos y que también desaparecen o se atenúan al apartar nuestro interés de él; ejemplo que podemos ver cuando lo empleamos con los niños que se duelen de algo.
Si tenemos que partir de algún punto, partiremos de que el dolor, está, en diversas formas, presente en toda nuestra vida.
El psicoanálisis lo descubre como una de las fuentes de excitación sexual en nuestra constitución psíquica. Cada dolor lleva en sí, por muy raro que esto parezca, y por sí mismo, la posibilidad de una sensación de placer, ya que todo proceso algo importante aporta algún componente a la excitación sexual; la excitación provocada por el dolor y el displacer tiene esa consecuencia. Es un mecanismo fisiológico infantil que desaparecerá luego y que variará, según nuestra constitución psíquica.
Podemos ver como un resto el gusto de algunos efectos desagradables en sí, como el temor, el miedo o el horror, que podemos también fácilmente observar cómo se conservan en gran cantidad de nosotros, a través de toda la vida adulta. Constituye la explicación de que tantas personas gusten de experimentar tales sensaciones cuando existe un cierto alejamiento, como en el cine, en el teatro, etc.
También por todos es conocido que el propósito de sanar o el de morir no carecen de importancia para el desenlace de algunas enfermedades, pueden provocar o ayudar a la curación de afecciones corporales. Ahora bien, deberemos tener en cuenta que no se trata de ninguna voluntad consciente de la persona, sino que en eso se juegan otros valores psíquicos de importancia.

 

El psicoanálisis nos da fundamentos para poder seguir pensando esta cuestión tan importante del dolor. Los hechos en la clínica psicoanalítica nos muestran que una neurosis puede, aparentemente, mejorar cuando se contrae alguna grave enfermedad orgánica o algún otro sufrimiento, como arruinarse. Freud dice, "Un padecimiento queda sustituido por otro y podemos ver que de lo que se trata es de poder conservar cierta medida de dolor".
Pilar Iglesias
Teléfono: 0294 4421615 Y 0294 154557486

MONÓLOGO ENTRE LA VACA Y EL MORIBUNDO

es un libro de poesía que se lee como una novela.

“Hay una fibra que sostengo desde siempre, eso es la poesía, fuera de su camino no existe tal persistencia, ni aun en la locura, ni aun en el crimen, ni aun en el amor”.

“Algún verso tocará los confines de la historia y eso es una energía”.

Sus páginas hablan, consiguen en una conversación singular, llevar al lector a la risa, el llanto, el horror y la esperanza. Es un libro que te divierte, que te asombrará y también es un libro de sabias enseñanzas. Abre a nuevas maneras de pensar. Pensar ciertas cuestiones trascendentes, como la guerra, la enfermedad, o maneras de hacerlo, el fútbol, la muerte, el sexo, el dinero, la poesía.

Un libro que da vuelta al mundo, que no pretende venderte nada, y que plantea diferentes posiciones frente a lo que a todos nos atraviesa: el amor, la paternidad, el psicoanálisis.

No es bajo ningún color que está escrito, si no es, por los colores que la propia escritura, que la propia poesía, con este poeta escribe, denuncia, construye.

En las conversaciones del Moribundo con la Vaca, los mugidos de ésta, tienen la sonoridad, el ritmo de las palabras, son frases. Sus mugidos pueden ser de, desesperación, de alegría o de esperanza y siempre una inteligencia que avanza sobre la situación planteada.

Un libro que interpreta la realidad, que produce otros sentidos sobre los mismos hechos que todos vivimos. Un poeta que se propone siendo el ejemplo vivo de lo que sería la intervención del psicoanálisis en el pensamiento contemporáneo.

“Tenía que dar la vida antes de poseerla, al instante de poseerla dejarla volar.”

También en estas páginas nos encontramos con lo que todos los grandes poetas -no sé si por una deuda con la poesía, o un decir de la misma poesía-, teorizan acerca de su función creadora y productora de nuevas realidades.

La función poética requiere de la vida del poeta, pero la vida del poeta, se expone y no está, sino como materia prima al servicio de la escritura.

También hay un hombre en este libro, Miguel Oscar Menassa, que con valentía presta su cuerpo, su nombre a estas páginas que se escriben fuertes e históricas.

En un mundo donde la atrocidad cada vez es mayor, las posibilidades de ser feliz son casi imposibles para el hombre y la escritura, está mediatizada por el poder de los medios de comunicación, el Moribundo vencido por el siglo y curado por el psicoanálisis y la Vaca nos enfrentan a una nueva era con una nueva ética.

Un libro para disfrutar. Un libro que te dará para hablar.

Pilar Iglesias Nicolás


PSICOANÁLISIS: SIGMUND FREUD-MARIE LANGER



Asociación Unión de Profesionales, Artistas y otros por los Niños del Mundo

CIF G83567354

 

 

 

 

 

SERVICIOS 

 

                                                          

 

 

Contacto

San Carlos Bariloche

 

                                          PEDIR

TURNO AQUÍ

                     


 

 

TEL 0054- 0294 4421615 Y 154557486   pilariglesiaspsicoanalista@outlook.com    https://pilariglesiasnicolaspsico.jimdo.com/